hero

Clases virtuales dan un nuevo auge a los emprendimientos de base tecnológica

The Lift, la preincubadora de la Facultad de Ingeniería PUCV insta a sus estudiantes a buscar ideas innovadoras frente a los cambios que vive la sociedad.

3 de Septiembre de 2020

La pandemia del coronavirus ha generado diversas consecuencias en todos los ámbitos sociales, y uno de los más complejos ha sido el de la educación. En ese sentido, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) ha sorteado con éxito no solo este nuevo desafío, consiguiendo, por ejemplo, cerrar el primer semestre de este año en los tiempos definidos para ello, sino que además ha logrado potenciar aun más aquellas áreas que vinculan a sus estudiantes con la sociedad en su conjunto.

Ver publicación en Diario La Segunda

A la complejidad de dar continuidad a las clases y programas académicos, se sumó tener que continuar con el desarrollo de áreas que van más allá del aula. Así lo entendió The Lift, la preincubadora de emprendimientos en etapa inicial de la Facultad de Ingeniería de la PUCV, que teniendo como definición el emprendimiento y la innovación como competencias basales de los ingenieros, buscó potenciar sus áreas de mentorías y torneos.

Al respecto, Katherine Westerhout, coordinadora de The Lift, explica que “nuestra misión como preincubadora es formar capacidades de innovación y emprendimiento, mediante acompañamiento y apoyo, para el desarrollo de potenciales emprendedores vinculados a la Facultad de Ingeniería que, a partir de una idea y el potencial tecnológico de una solución innovadora, sean capaces de impactar en la sociedad mediante un emprendimiento con el sello valórico de la PUCV”.

Un emprendimiento de base tecnológica puede ser definido como un emprendimiento dinámico que, según Eric Ries, reconocido empresario estadounidense que ha escrito diversos libros sobre esta temática, es “una institución humana diseñada para entregar un nuevo producto y servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema”. Y, precisamente, así es cómo comenzó el primer semestre de este año para The Lift, bajo condiciones de incertidumbre extrema al tener que enfrentar que los estudiantes estarían solamente de manera virtual.

Katherine Westerhout señala que “nosotros, como preincubadora, nos vimos enfrentados a convertir toda nuestra asesoría al formato online. Nuestras mentorías y actividades dieron un giro que, afortunadamente, fue bien recibido por las y los estudiantes de Ingeniería y pudimos no sólo cumplir nuestro calendario del primer semestre de este año, sino que además vimos un aumento en la participación de estas actividades, y eso, por supuesto, nos lleva a seguir ampliando el mundo de la innovación y el emprendimiento en nuestra facultad”.

Innovación Abierta

Otra área que se ha visto potenciada son los llamados desafíos de Innovación Abierta, un espacio en el cual las empresas e importantes organizaciones abren sus necesidades y fomentan el desarrollo de nuevas soluciones, con el fin de, comenzar a mejorar, en conjunto, el impacto económico y social de cada una de ellas.

Katherine Westerhout explica que “esto es súper importante, porque es una vinculación más de nuestros estudiantes con la realidad de las empresas. Les permite conocer cuáles son las necesidades de la industria y, por tanto, los motiva a aplicar todo el conocimiento que aprenden en su formación como ingenieros a una problemática real que saben va a tener un impacto relevante en la sociedad. Tuvimos una experiencia con Chilquinta, y ahora estamos con un Desafío en la Región de Atacama, que es otro beneficio de la virtualidad, el acortamiento de las distancias”.

Desafío “Silicon Valley” es un programa impulsado por Cowork Atacama de la Dirección de Incubación y Negocios PUCV y financiado por los Fondos de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional de Atacama, y actualmente convoca a estudiantes de Ingeniería para desarrollar innovación en áreas como: construcción, salud, turismo y comercio, ofreciendo hasta $1.000.000 para el desarrollo del prototipo de la idea cuya base debe ser tecnológica.

Los emprendimientos y desafíos de base tecnológica son entonces la forma en que la Facultad de Ingeniería de la PUCV ha instado a sus estudiantes a vincularse con los problemas que impactan en la sociedad, y que hoy, pese a las limitaciones del confinamiento, lejos de disminuir, han sido un eje y estrategia que motiva el interés de los jóvenes universitarios y que hoy comienza a dar sus primeros frutos.

Más información en https://desafiosiliconvalley.cl/